¿En cuál venezolano estamos pensando? - Centenofm
Connect with us

Desde el Centro

¿En cuál venezolano estamos pensando?

Published

on

Al hablar de los Derechos Humanos de la gente, por lo regular asociamos que se refiere, sólo, a la vida e integridad física de las personas y sus libertades… La verdad es que hoy nos preocupa en alto grado la garantía de un derecho elemental como es el Derecho a la Alimentación, sin el cual no se cumplen otros Derechos Humanos como por ejemplo el de la salud.

Y es que a la luz de lo observado, lo vivido, el venezolano de hoy apenas logra “una dieta insuficiente que no alcanza las 2.000 calorías diarias que cada persona debería consumir; lo cual significa que el cerca del 80% de la población ha perdido peso de forma no controlada durante los últimos años”.

Esta realidad en la otrora clase media, se agrava en los denominados pobres extremos, quienes subsisten con menos de dos comidas al día, y en la mayoría sin proteínas.

Situación que nos debe llamar a reflexión en este otrora rico país petrolero que es Venezuela; donde la gente, el ser humano, por mucho Clap que pregonen, no tiene garantizado por parte del Estado el derecho elemental a la alimentación… Lo cual se agrava por la dificultad de ingresos económicos que permitan la adquisición de alimentos, y medicamentos por parte del quizás “95% de los venezolanos. De allí, podremos pensarlo así, que las grasas buenas hayan prácticamente desaparecidas de la dieta diaria, al igual que las meriendas se hayan convertido en una especie en extinción; y que únicamente una minúscula porción de los venezolanos desayune todos los días; y que las grandes y empobrecidas mayorías apenas pueda comer, cuando mucho, dos veces al día”.

Terrible situación que nos lleva a alertar sobre el riesgo, más allá del COVID-19, en el cual se encuentra otro Derecho Humano elemental del pueblo venezolano, como lo es el de la salud; en tanto un ser no bien alimentado, es un ser propenso a la desnutrición; por consiguiente, un organismo débil, fácil presa de enfermedades. ¿Y qué decir de la población infantil? Quienes serán los hombres y mujeres del mañana, con una generación a las puertas de la oligofrenia, es decir al retraso mental…

De no ser atendido, el DDHH a la alimentación, con la urgencia del caso. Venezuela será un país de enfermos. Un pueblo con profusión de incapacidad mental…  ¿Es eso lo que queremos para los venezolanos del mañana?

Lcdo. Rafael Marín

Comunicador social

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desde el Centro

Del sueño potencia al estado chatarra

Published

on

By

¿Qué es hoy Venezuela? Otrora potencia en el campo de los hidrocarburos y petroquímica; del hierro y el aluminio; el oro, y la energía hidroeléctrica. Ventajas a las cuales se le sumaban un desarrollo pesquero que ubicaba a Venezuela como cuarta potencia y a Cumaná como tercer puerto pesquero del mundo.

Qué es hoy de aquella Venezuela puerta estratégica de Sur América con el puerto de la Guaira, y el moderno aeropuerto de Maiquetía, en el cual pernoctaba los viernes, el supersónico Concord, para partir de regreso a Europa las mañanas sabatinas; por cierto Venezuela contaba con extraordinaria flota de modernos Dc9 para las rutas nacionales, y con los entonces modernos DC10, y los llamados «Colosos» de Viasa, para cruzar el Atlántico o movernos por sur, centro y norte América.

La nación pudo becar, con el sistema de becas Gran Mariscal de Ayacucho, a nuestros mejores estudiantes de todos los estados, para que se formaran en las mejores universidades europeas.

Ciertamente, pese a nuestra biodiversidad, maravilloso paisajes y clima no éramos atractivos al turismo internacional por cuánto nuestra moneda era fuerte. Los veraneantes estadounidenses, europeos y japoneses, motivado al cambio de divisas les era más económico pasear por México, Cuba, Brasil, Costa Rica, Dominicana, Marruecos; o Mayorca en el Mediterráneo…

No, en aquel momento definitivamente no era «económico» pasear en Venezuela. Hoy es otra realidad. Resultaría ultrabaratisimo venir. Bastaría un puñado de dólares o euros para recorrer el país y alojarse en lujosas suites. Sólo que la inseguridad, las dudas sobre las autoridades, y lo difícil de la situación país atenta contra esa y otras actividades. Aun cuando posiblemente será una opción, a futuro, generadora de divisas.

Hoy ese país en vías de desarrollo, con las ventajas enumeradas, no existe. Y no existe; no porque hayamos sido objeto de una invasión como lo fueron Vietnam, hoy potencia comercial asiática, o Kuwait, nación a la cual Irak le destruyó su industria petrolera, y en dos por tres se recuperó. Ni hemos sido bombardeados como fueron Irak e Irán, y Siria; y ahí están empujando sus economías. Son algunos de tantos ejemplos que padecieron conflictos bélicos; y no nos detendremos a señalar los modestos estados como Paraguay, Uruguay, Curazao, Aruba, Bonaire, Martinica, o Trinidad -Tobago, los cuales sin grandes pretensiones garantizan buenos estándares de vida para sus ciudadanos.

 Y simplemente se trata de eso. Una nación que se respete, que se valore, que se estime, trabaja por garantizar la alimentación, salud, educación y progreso de sus nacionales, y perfilar un desarrollo armónico y sustentable.

Lamentablemente, muy triste, terriblemente duro; hoy en nuestro país eso no lo percibimos así.

Hoy dolorosamente nos encontramos con un Estado, no hipertrofiado como acusaban en el pasado, no; hoy la realidad es que somos un Estado derruido, destartalado.

Hoy dolorosamente somos un país que pasó del subdesarrollo o de país de mediano crecimiento, a un país en condiciones de quiebra o estado chatarra.

De abrirse, hoy el país, a las inversiones del mundo, y estamos urgidos de ello, cualquier japonés jubilado de la Toyota u obrero brasileiro de Petrobras podrá montar un hotel y casino en Margarita, Falcón, en las costas de Aragua o Anzoátegui… ¿Y Sucre? No será atractivo por carecer de una vía que nos interconecte sin demora con el gran centro que es Caracas y su aeropuerto internacional en Maiquetía.

No sé trata de halagar el ego nacional, y menos el regional.

Nos duele. Claro que duele.  ¿Hoy cuánto vale Venezuela para una inversión? ¿Quién se arriesgará a invertir en Sucre? Sin autopistas. Sin buenos servicios. Mar contaminado. Hospitales desahuciados, cuerpos de auxilio y salvamento sin equipos de respuesta ante una emergencia. Alta criminalidad, y el agudo deterioro de los servicios.

Esto urge revisarlo.

Se trata de nuestro futuro.  Enderezamos el rumbo o seremos un estado chatarra.

Lcdo. Rafael Marín

Comunicador Social

Continue Reading

Desde el Centro

La visita del Beato

Published

on

By

La reliquia del Beato José Gregorio Hernández Cisneros recorre el espacio geográfico de la Arquidiócesis de Cumaná.

Llegó el viernes 7, a la Primogénita del Continente, directo al asilo de ancianos San Vicente de Paul, dónde pernoctó, para la mañana del sábado 8 trasladarse al templo de Nuestra Señora de Coromoto, en la Urb. Bebedero, dónde bajo la atención de su paisano trujillano y tocayo, el presbítero José Gregorio García, lo hospedó, y permitió la visita de quienes pudimos enterarnos, puesto que oficialmente la peregrinación de La Reliquia del Beato venezolano, se iniciaría la mañana de este domingo 9, con su llegada a Catedral; y prosigue este lunes 10, con visita al Hospital «Julio Rodríguez», más conocido como Hospital de Veteranos, dado que su plantilla médica inicialmente fue conformada con las eminencias médicas, los más destacados y reconocidos  especialistas al servicio de la salud  en Cumaná, pero esto es otro tema. Lo actual es que la segunda visita en peregrinación oficial de la Reliquia del Médico de los Pobres, será al Hospital ubicado en la humilde barriada de Los Cocos; de ahí partirá, la mañana del miércoles, a San Baltazar de los Arias, en Cumanacoa. Luego de recorrer toda la Arquidiócesis, no conocemos el itinerario, volverá como visita oficial al popular Bebedero, única comunidad católica con la dicha de recibir en dos oportunidades, la reliquia del Beato venezolano, el médico de los pobres, José Gregorio Hernández.

Hoy las peticiones de milagros a José Gregorio Hernández son colectivas… No escuchamos ruegos por favores personales. Hoy, durante el momento compartido en Bebedero, en las plegarias de la gente humilde el ruego común era por la intersección de José Gregorio Hernández en favor de iluminar la mente y guiar las acciones de nuestra clase dirigente en función de volver al entendimiento y la sindéresis. En función de que se logren acuerdos que conlleven a lograr mayor y mejor dotación para hospitales y ambulatorios. Iluminación para nuestra clase dirigente, para las autoridades, para quienes conducen el país. Se elevan plegarias porque recapaciten y entreguen sus esfuerzos en lograr que los alimentos puedan volver a encontrarse en mercados, abastos y bodegas a precios accesibles para la gente del pueblo. Que, igualmente, los pacientes crónicos como hipertensos, cardiovasculares, diabetes, renales, lupus, cáncer, hidrocefalia, por nombrar algunos, puedan lograr sus tratamientos de manera permanente, sin riesgo; así como los discapacitados, de diferentes condiciones, puedan cumplir sus tratamientos y terapias sin sobresaltos; ni interrupciones por imprevistos inconcebibles en un país potencia en hidrocarburos, hierro, oro, diamantes, aluminio, y un rico mar que otrora nos convirtió en  potencia pesquera con una pujante industria de la conserva del pescado.

Aún con un país al cual el Creador hizo potencia, lo dotó de extraordinarios recursos y ventajosa ubicación geográfica pedimos al Beato Hernández Cisneros interceda e ilumine a nuestra clase dirigente para que se centren, y encuentren el camino inteligente.

Lcdo. Rafael Marín

Comunicador social

Continue Reading

Desde el Centro

Libertad, libertad, libertad…

Published

on

By

¿Somos libres? ¿Es hoy el venezolano un pueblo libre? ¿Podemos determinar nuestro camino? ¿Nos contamos entre los pueblos libres del mundo? ¿Somos una sociedad que pueda ciertamente, trazar su ruta de desarrollo? ¿Realmente podemos pararnos frente al mundo y hablar con voz propia?

Estas y otras tantas interrogantes se nos vienen a la mente, inquieta en estos tiempos de pandemia, muerte, quiebra de grandes empresas, pequeños comerciantes, ruina de familias, pueblos en soledad, y del maltratado país en general.

Lejos los tiempos, aunque realmente fue apenas ayer, cuando Venezuela era voz importante en el concierto de las naciones en vías de desarrollo; respetada en el Movimiento de Países no Alineados, en la Organización de Estados Americanos, en el Pacto Subregional Andino, en la Comunidad Latinoamericana y del Caribe, y con mucho peso en la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

Hoy eso es lejano en la memoria; muchos ni recuerdan al presidente Caldera estrechado relaciones con China. A Calvani promoviendo la democracia en Centroamérica, o a Carlos Andrés Pérez interviniendo en el derrocamiento de la terrible y dinástica dictadura de Somoza, y luego para evitar un conflicto bélico de grandes proporciones en el istmo centroamericano y el Caribe; lo cual podría repercutir en Venezuela.

Venezuela tenía peso, prestigio y músculo para influir; incluso el Presidente Chávez Frías, «heredero» de esa Influencia, gestionó, y convenció personalmente a Sadam Hussein, presidente de Irak, durante un momento crítico para los países productores de petróleo, de sumarse a una estrategia racional en el asunto del precio del «Oro negro«.

Hoy esa historia de país soberano «influencer«, sino agotada, al menos exponencialmente disminuida; y transmutado el país, no de plomo a oro, sino de tupido bosque a deshidratado terreno desértico.

Hoy, con preocupación, observamos que lejos de ser nosotros quienes exploremos nuestra posibilidades, observemos nuestro horizonte, tracemos nuestra ruta, construyamos nuestro camino; dependamos, por parte de unos y otros, de instrucciones giradas por el gigante del norte, o por las potencias europeas; mientras por otra parte dependemos de los intereses geopolíticos de potencias euroasiáticas, asiáticas, o estados del conglomerado latinoamericano, que juegan a sus intereses particulares, y poco les importa el pueblo venezolano.

Hoy es triste, duro, vernos sometidos a los intereses foráneos, y que, desde diferentes sectores nacionales, y poco nacionalistas, se juega a que esta desnaturalizada conducta se mantenga, se perpetúe.

Venezuela debe volver al camino de la dignidad. Urge retomar el camino venezolanista protagonista de su propio destino.

Lcdo. Rafael Marín

Comunicador social

Continue Reading

Trending

Copyright © 2021 Centeno News 107.9 FM

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.

Chatea con nosotros
1
Contáctanos vía WhatsApp
¡Hola!
Somos Centeno107.9FM
¿En qué podemos ayudarte?