Dos medicamentos utilizados para tratar la artritis reumatoide podrían ayudar a salvar la vida de uno de cada 12 pacientes de cuidados intensivos con COVID-19, de acuerdo con investigadores.

El Servicio Nacional de Salud británico (NHS, por sus siglas en inglés) comenzará a usar Tocilizumab para tratar a enfermos con coronavirus en estado grave a partir del viernes, dijeron funcionarios de salud después de que los resultados de unos 800 pacientes confirmaron que el medicamento brinda beneficios, lo que podría reducir el riesgo relativo de muerte en 24%.

Otro fármaco para la artritis, el Sarilumab, parece hacer lo mismo, no sólo sanando vidas, sino también reduciendo el tiempo que los pacientes pasan en cuidados intensivos.

Los nuevos resultados, que aún no se han sometido a revisión por pares, provienen de un ensayo clínico conocido como Remap-Cap que involucra a más de 3900 pacientes de COVID-19 en 15 países de todo el mundo.

Con alrededor del 80% de los pacientes en el ensayo Remap-Cap que también recibieron Dexametasona u otro esteroide, Peter Horby, profesor de enfermedades infecciosas emergentes y salud global en la Universidad de Oxford, dijo que parece que Tocilizumab y Sarilumab brindan un beneficio adicional.

El Departamento de Salud y Atención Social dijo que los hospitales ya tenían suministros de Tocilizumab.

Fuente: Globovisión