EN 1813 OCURRIÓ LO QUE SE CONOCE COMO ¨SITIO DE CUMANÁ- 1813¨: FUE UNA ACCIÓN MILITAR QUE CULMINÓ CON LA BATALLA NAVAL DE CUMANA Y SELLÓ CON ÉXITO LA CAMPAÑA LIBERTADORA DEL ORIENTE.

Después de dominar toda la región de Paria y luego de la huida de Cerbériz quedó el Cnel. Bermúdez como comandante de esta zona y el General Mariño aumentando sus fuerzas con reclutas y voluntarios se trasladó a Cumaná.  En el trayecto se agregaron grupos de oficiales que permanecían ocultos o exiliados en Trinidad.  Entre ellos podemos mencionar a: José Rafael de la isla   de Margarita y Mateo Guerra de Oliver, de Carúpano, etc. También, en vísperas de la toma de Cumaná se incorporaron el Coronel José Jerónimo de Sucre y Francisco de Sucre, quien solo tenía 15 años,  tal como se cita en el boletín de la toma de Cumaná. Otros que participaron fueron   Francisco Ortiz y Gaspar Vallenilla, etc.

Para el mes de julio, Mariño se aproximó a Cumaná por los Valles de Cumanacoa y estableció su cuartel general en la Chara de los Capuchinos, a pocos kilómetros de Cumaná, en donde existía una capilla y residían los frailes aragoneses. Mientras tanto, en la isla de Margarita el patriota Juan Bautista Arismendi se había alzado y decapitado al gobernador realista Pascual Martínez, y    burlando la vigilancia realista le envió recursos a Mariño que los recibió por las costas del golfo. Con la flotilla patriota con base en Margarita y que comandaba el corsario italiano Giovanni Bianchi, se estableció el bloqueo por mar.  

El día 31 de julio, Mariño le puso sitio a Cumaná, y para evitarle más daños a la población le exigió la rendición al Gobernador de Cumaná, Eusebio Antoñanzas, antiguo sargento que vino de España, en 1799, en el nombrado “Regimiento de la Reina”.  Este se negó a rendirse y durante una refriega cerca del castillo San Antonio de la Eminencia donde los republicanos intenten asaltar la fortaleza, Antoñanzas es herido gravemente mientras dirige la defensa.

Juan Nepomuceno Quero que estaba encargado de la defensa de la ciudad, pretende engañar a Mariño quien se enteró que el 2 de agosto, Antoñanzas y Quero se embarcarán esa noche para La Guaira, dejando la ciudad sola a la tropa para mantenerlos ocupados y ordenó a Bianchi, que estaba al mando de la flota en el bergantín Independencia, que con la escuadrilla republicana abriera fuego contra todo buque que zarpe. 

El 3 de agosto la flotilla patriota tomó posiciones, Antoñanzas y Quero seguido de un grupo de realistas, entre los cuales se encontraba Andrés Level de Goda, había embarcado por la desembocadura del río Manzanares en la goleta Fernando VII, y apoyados por la batería de la Boca, lograron evadirlos y pudieron escapar. La flotilla patriota abrió fuego sobre los barcos españoles más retrasados, que respondieron y después de una dura pelea, Bianchi ordenó abordar a los enemigos y se apoderaron de tres buques mayores y cinco menores de la escuadra realista. Fue un fuerte combate en el cual fueron numerosos los muertos, los ahogados; muchos realistas hechos prisioneros regresaron a Cumaná. Antoñanzas logró llegar a Curazao en donde murió por sus heridas el 15 de agosto. Así fue como, el 3 de agosto, se desarrolló la batalla naval de Cumaná con la cual Mariño y sus colaboradores lograron liberar todo el oriente venezolano.

En la madrugada de ese día, Mariño entró a la ciudad y la toma esta. Todavía se combatía en el puerto. La victoria es completa. La flota española se rindió después de una lucha encarnizada. Los prisioneros fueron fusilados, la guerra fue a muerte.

Tomado del libro “Ocurrió en Cumaná”, Gómez, José Mercedes. José Francisco Bermúdez, General en Jefe de los ejércitos de Colombia. Biblioteca de autores y temas sucrenses. Cumaná. 1989, Castellanos, Rafael Ramón.  Antonio José de Sucre.  Ediciones GE. 1998 y Sanabria Alberto.  Cumaneses Ilustres.  Editorial Arte. Caracas, 1965 y Esteves González Edgar.  Batallas de Venezuela 1810 – 1824.  Colección ARES.

Los libros de El Nacional. 2.004. 

Fuente: Memorias de Cumaná.

Prof. Vladimir Rodríguez